La vida es un eterna hilera de recuerdos, todos tan importantes como frágiles. Gracias a la fotografía, podemos conservar y atesorar para siempre cada uno de ellos.